La ciudad de Cartagena fue fundada, con el nombre de “Qart Hadasht”, hacia el año 227 a. de C. por el general cartaginés Asdrúbal. Desde su fundación ha sido un enclave estratégico del Mar Mediterráneo muy codiciado por las muchas civilizaciones que se han ido instalando en la ciudad, desde los cartagineses, pasando por los romanos, bizantinos, visigodos, hasta los musulmanes. Todos ellos pusieron todo su empeño por hacerse con el control de la ciudad a lo largo de la historia. La importancia de la ciudad siempre ha residido, junto a la riqueza minera de su sierra, en su privilegiado emplazamiento y la singularidad de su topografía que siempre le ha permitido una fácil defensa.